A los ponchasos contra el "made in China"

La elección del regalo de fin de año a los empleados suele ser una decisión que implica varias tardes en discusiones y hasta la intervención del sindicato. Algo de eso saben los de Volkswagen, que optaron por el set de termo con jarritos de acero traído desde China. Hoy, a cuatro meses de haber llegado las 7.000 cajas al puerto de Buenos Aires, el set todavía descansa en la Aduana y nadie les sabe responder muy bien por qué.
La española Zara sufrió demoras en el ingreso de su colección hasta que al fin, con el compromiso de adquirir el 30% de prendas industria nacional, se abrieron las puertas al resto.
McDonald´s y Burger King pasaron meses negociando por los juguetes, que conforman el ancla de sus ventas. En marzo hubo febriles reuniones con el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, en las que explicaron que los juguetes de la Cajita Feliz en el caso de Mc Donald´s o los muñequitos de Simpson y la serie de Viaje a las Estrellas de Burger King son compras globales a China. Firmaron el armisticio cuando las cadenas aceptaron adquirir una parte a fábricas argentinas que pasaron a integrar nuevas promociones.
En este escenario, Hernán Bernachia de Branding Merchandising, líder en el negocio, se encuentra en su oficina de Hong Kong: ahora los pedidos de importación de los made in China se arman con seis meses de anticipación, con tal de evitar nuevas frustraciones.
Cuentan que durante una de sus tardes dedicadas al golf, varios de estos importadores reclamaron una gestión especial al activo embajador chino Gang Zeng. Se trata de un diplomático de peso en Beijing que suele recordar que en los años 70, “cuando la Argentina era más importante que China”, según sus propias palabras, estuvo destinado al país como agregado. Ante los empresarios, Zeng no se habría comprometido a nada. Sin embargo, poco después de aquella entrevista se conoció la decisión de frenar la importación de aceite de soja argentino, un negocio de US$ 2.000 millones.
En aquel momento y por temor a las presiones chinas en torno a las barreras comerciales que impone la Argentina, distintas expresiones industriales del sector textil, calzado, juguetes y hasta el vice de la UIA y director de Techint, Luis Betnaza, alzaron su voz a favor de las medidas oficiales contra las importaciones chinas, “en defensa de la industria nacional”.
De esta manera, se reeditó un conflicto que ya es un clásico en el empresariado vernáculo, enfrentando a distintos sectores: por un lado los importadores en alianza con los exportadores de granos y aceites que venden a China. Por otro, un amplio arco industrial que aún necesita protección.
Hoy aterriza en Buenos Aires el vice ministro de Comercio chino Jian Yaoping para participar de un Foro de Cooperación Económica en el Sheraton. Aunque su misión es encontrar una salida al tema del aceite. Anoche, Clarín pudo saber, de fuentes vinculadas a esas tratativas, que Beijing habría flexibilizado su posición. Sencillamente, porque probó aceites de Brasil y de EE.UU. y todos contienen igual o más cantidad de las 100 partes por millón del solvente hexano, que se exige a la Argentina.

Fuente: Clarín

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tipos de Transporte

Prohibido pasar: hay 25.000 electrodomésticos en Aduana, ¿cómo afecta a los Comercios?

Empresas de EE.UU. contra Moreno